Civilización Mongoles PDF Print Correo electrónico
Escrito por Jacobo   
La civilización mongola enfatiza el uso de tácticas de ataque y retirada rápidos, a base de Caballería Ligera y Arqueros a Caballo de tiro rápido. Aunque no tienen unidades de pólvora negra, sus capacidades ofensivas y de asedio son elevadas. Usando sus Arqueros a Caballo, pueden machacar fácilmente la estructura de recogida de recursos del enemigo. Sin embargo, no son una civilización defensiva, estando orientados claramente hacia el ataque. Los Arqueros a Caballo son más difíciles de manejar que la Caballería y la Infantería, así que los principiantes pueden pasarlo mal con los Mongoles.

 

Bonificaciones Culturales

  • Los Cazadores trabajan un 50% más rápido.
  • La Caballería Ligera tiene un 30% más de resistencia.
  • Los Arqueros a Caballo y los Arqueros Pesados a Caballo disparan un 20% más rápido.

 

Bonificaciones de Equipo

 

La línea de visión de la Caballería de Exploración y de la Caballería Ligera vale +2.


Punto Fuertes

 

Los Mongoles tienen una importante ventaja a la hora de recoger comida, puesto que sus Cazadores trabajan un 50% más rápido que los de otras civilizaciones, aunque lo cierto es que recogen comida a intervalos más largos que otros pueblos, puesto que la caza está más repartida por el mapa. Pero cuando vuelven los cazadores, es clásico que entreguen 25 o 30 unidades de comida en vez de las 10 o 15 típicas. Así, recogen más comida que otros pueblos, lo que puede traducirse en grandes cantidades de Caballería Ligera, que solamente necesita este recurso para su producción. Pese a que otros pueblos utilizan este tipo de unidad casi como exploradores únicamente, los Mongoles pueden darle uso militar, puesto que poseen 78 puntos de resistencia, en vez de los 60 clásicos. Resultan simplemente mejores en el ataque a Arqueros y Armas de Asedio porque son más resistentes. No pueden superar a Caballeros o a Piqueros, pero son excelentes tropas para atacar rápidamente y retirarse, acompañando a los Arqueros a Caballo, a quienes pueden proteger eficazmente. La otra gran ventaja de este pueblo radica en sus Arqueros a Caballo y Arqueros Pesados a Caballo, de tiro muy rápido. Su unidad única, el Mangudai, tiene un amplio alcance de tiro. Cualquiera de estas tres unidades puede disparar flechas con más velocidad que cualquier otra en el juego, provocando devastadores ataques a distancia. La velocidad de movimiento de estas unidades hace de los Mongoles el pueblo mejor preparado para las tácticas de atacar y retirarse. Puedes avanzar, realizar un ataque rápido a larga distancia, retirarte cuando llegue el enemigo y volver a atacar desde una distancia cómoda. Pocas unidades pueden sobrevivir a una tormenta de fuego de estas características. Sorprendentemente, los Mongoles son poderosos en el mar; disponen de todos los barcos, incluyendo el Galeón Artillado de Elite; la única tecnología naval de la que carecen es la de Dique Seco. En juegos de equipo, la única ventaja que poseen los Mongoles es que su Caballería de Exploración y su Caballería Ligera son mejores explorando.

 

Puntos Débiles

 

Los Mongoles carecen de unidades de pólvora negra, de modo que su capacidad de asedio a larga distancia está algo limitada. Sin embargo, no echan de menos al Artillero Manual debido a la calidad de sus Arqueros a Caballo. Por desgracia, no llegan a las últimas mejoras en cuanto a sus unidades de Arquería y Caballería, por lo que sus tropas pueden sufrir ligeramente en batallas de la Edad Imperial. Tampoco disponen del Paladín, lo que limita algo su poder durante los asaltos. Los Monjes son también muy débiles, careciendo de cuatro tecnologías que les hacen menos efectivos en las conversiones. En el aspecto defensivo, los Mongoles no tienen Torres de Bombardeo ni tecnología de Arquitectura, lo que hace sus edificios más vulnerables. Les faltan, asimismo, algunas tecnologías en la Edad Imperial, aunque no suponen una restricción demasiado severa.

 

Unidades no disponibles

 

Artillero Manual, Paladín, Cañón de Asedio y Torres de Bombardeo.


Tecnologías no disponibles

 

Dique Seco, Redención, Santidad, Letras de Imprenta, Iluminación, Armadura de Anillos para Arqueros, Armadura de Placas para Caballería, Disparo al Rojo, Grúa, Arquitectura, Sierra de Dos Manos, Gremios y Rotación de Cultivos.


Estrategias

 

Como jugador Mongol, debes centrarte en la caza a la hora de recoger comida, incluso ya en las edades finales del juego. No te importe edificar un nuevo Molino cada vez que localices una manada de jabalíes o de ciervos; perderás 100 de madera, pero ganarás una gran cantidad de comida. Mueve un grupo de seis Aldeanos alrededor de tu ciudad, buscando primero Jabalíes y luego Ciervos. Puesto que el Jabalí es más difícil de matar y ataca fieramente, haz que todos tus Aldeanos a la vez lo ataquen. Si el animal se centra en un Aldeano, microgestiónale, apartándole del Jabalí para que los otros cinco puedan cazarle; así no perderás ni un solo cazador. Puesto que se produce un retraso cuando cazas a la hora de entregar la comida, busca también Ovejas, Bayas, y luego haz Granjas. Donde otros tendrán que asignar diez Aldeanos para Granjas, tú puedes poner seis granjeros y seis cazadores. Con este flujo constante de comida, podrás construir una gran cantidad de Caballería de Exploración, explorando el mapa continuamente y hostigando a los trabajadores enemigos. Un grupo de diez o doce de estas unidades en la Edad Feudal puede atacar los Campamentos Mineros y Madereros del enemigo y salir a toda prisa cuando aparezcan los Piqueros y Lanceros. Deberás construir al menos dos Establos y dos Galerías de Tiro con Arco, quizás más, en la Edad Feudal.
En la Edad de los Castillos, es ya hora de desencadenar una buena horda de Caballería Ligera y de Arqueros a Caballo contra tus enemigos. Una buena táctica para derrotarle consiste en marchar sobre su ciudad con 12 unidades de Caballería Ligera y entre 16 y 24 Arqueros a Caballo. Ataca, eliminando Aldeanos donde los veas; haz todo el daño que puedas y desaparece; obligarás poco a poco a tu enemigo a guarecer a sus Aldeanos en sus edificios, haciéndole perder un tiempo muy valioso para la obtención de recursos; no te metas con Torres ni edificios; déjalos para más tarde. Cada vez que el enemigo avance, engatúsale con tu Caballería Ligera y elimínale con tus Arqueros a Caballo, asegurándote de alejarlos cada vez que se acerque demasiado. Literalmente, puedes cabalgar, pararte para disparar y seguir cabalgando hasta que acabes con todas sus tropas; a falta de un resultado mejor, obligarás a tu oponente a intentar capturar tus edificios o a construir muchas unidades de Caballería cada vez, a lo que puedes responder con Piqueros y más Arqueros a Caballo. Si te atacan con Armas de Asedio, echa sobre ellas a tu Caballería Ligera y a los Mangudai. Si el enemigo está muy fortificado, como un Teutón, por ejemplo, puedes atacarle con Infantería y Arietes; los Mongoles poseen la línea completa de unidades de Infantería. Contra un jugador que coloque sus Armas de Asedio cerca de los muros de su ciudad como protección adicional, toma una docena o más de Mangudai y elimina sus armas. Puedes destrozar con facilidad Lanzapiedras, Catapultas y Cañones de Asedio; lanza a continuación tus Arietes y una pequeña fuerza de Infantería como cobertura, mientras tus Arqueros a Caballo te proveen de fuego a distancia. Ten cuidado con las civilizaciones altamente defensivas, como los Teutones, y con la unidad Huskarle; atácales con tu Caballería Ligera. Tendrás que recoger grandes cantidades de madera y de oro para mantener tu fuerza de Arqueros a Caballo y Mangudai.
 
RocketTheme Joomla Templates
Copyleft © 2014 www.theconquerors.es - Aviso legal